La Historia del Clásico de Avellaneda. Independiente y Racing

El “Clásico de Avellaneda” se llama al partido del fútbol argentino que enfrenta a dos de los 5 equipos más populares de la Argentina: Racing Club y el Club Atlético Independiente. Ambos equipos son de de la Ciudad de Avellaneda, dentro de Buenos Aires, con la particularidad de que es una de las pocas del mundo que posee dos clubes campeones del mundo.

Otro punto llamativo y característico de esta rivalidad es que el estadio de Independiente y el de Racing están a 300 metros de distancia uno del otro.

El “Clásico de Avellaneda” es considerado el segundo clásico más importante de Argentina, luego del de Boca – River, concentrando gran atención de hinchas y ajenos cada vez que se enfrentan.

Fue el primer clásico disputado entre campeones de la Copa Libertadores y además, el primer clásico argentino entre campeones de la Copa Intercontinental (Campeones del Mundo).

Historia

Racing fue fundado en Avellaneda en 1903 (ciudad que se llamó Barracas al Sud hasta el 11 de enero de 1904).
Puedes leer aquí: Así fue como nació Racing Club de Avellaneda.

Por su parte, Independiente fue fundado en Buenos Aires en 1905, pero tras mudar algunas veces su cancha dentro de distintos barrios de aquella ciudad, en 1907 la instala en Avellaneda.

Puedes leer aquí: La fundación de Independiente en 1905.

El 9 de junio de 1907 año, se jugó el primer “Clásico de Avellaneda” integrado por los segundos equipos de ambos clubes, por el torneo de tercera división de la Asociación Argentina de Football.

Fue Independiente quien logro el primer triunfo por 3 a 2 con un gol sobre la hora marcado por el puntero Rosendo Degiorgi, uno de los fundadores del club.

Como salió el primer Clásico Racing Independiente de la historia

El primer partido de la historia del clásico de Avellaneda entre Independiente y Racing fue en la era amateur del fútbol argentino. Se disputado en 1907 y lo ganó contra todo pronóstico El Rojo.

La Academia era el claro favorito para quedarse con el triúnfo, ya que disputaba el título junto a San Isidro invicto. Por su parte Independiente, era el equipo con la valla más vencida, incluso se vaticinaba una goleada académica. El partido terminó 3-2 a favor del Rojo.

Puedes leer aquí: Porqué le dicen La Academia a Racing Club.

Porqué a Racing lo llaman La Academia

Racing Club recibió el nombre de “Academia” en la era amateur del fútbol argentino, luego de conseguir nueve campeonatos locales, siete de ellos en forma consecutiva entre los años 1913 y 1919, sumados a los de 1921 y 1925, siendo el primer equipo heptacampeón del mundo.

Puedes leer aquí: Así fue como nació Racing Club de Avellaneda.

De estos nueve campeonatos obtenidos, cinco de ellos fueron logrados de manera invicta, es decir, sin perder ni un partido. También obtuvo en este tiempo nueve copas nacionales (4 Copa de Honor y 5 Copa Dr. Carlos Ibarguren), siendo el máximo ganador de ambos certámenes; y tres copas internacionales (2 Copa Aldao y 1 Copa de Honor Cusenier).

Fué gracias a todos estos logros que recibió el apodo popular de “La Academia de Football Nacional”, que lo identifica hasta la actualidad.

¿Cuántas veces descendió Racing Club?

El Club Atlético Racing Club se fue a la “B” una sola vez en su historia. Fue el 18 de diciembre de 1983 luego de perder con Racing de Córdoba.

Puedes leer aquí: Como fue el descenso de Racing.

Posteriormente, el 27 de diciembre de 1985 tras dos temporadas en el Nacional B, Racing empató 1 a 1 con Atlanta en el Monumental y de esta forma obtuvo el ansiado ascenso que lo llevaba nuevamente a la máxima categoría.

Cuando y Porqué Descendió Racing a la B

El 18 de diciembre de 1983, Racing Club se fue al descenso por primera y única vez en su historia, luego de perder en la penúltima fecha de visitante 4 a 3 ante Racing de Córdoba, en un encuentro rodeado de violencia en las tribunas.

Fue así como la Academia fue el segundo “Grande” en descender, ya que San Lorenzo se había ido en 1982.

Puedes leer aquí: En que año San Lorenzo se fue a la B.

Formalmente descendido por el sistema de promedios, una nueva mala jugada del destino hizo que la última fecha sea nada más y nada menos que con Independiente, su clásico rival que además de ganarle por 2 a 0 en la Doble Visera, se coronaba campeón del Metropolitano 1983.