La Historia del Clásico San Lorenzo y Huracán

El clásico entre Huracán y San Lorenzo es uno de los más antiguos del fútbol argentino. Es catalogado como “el clásico de barrio más grande del mundo”. Ambos clubes integran la galería de Clubes clásicos de la FIFA por Argentina, junto a otros nueve equipos.

Este tradicional enfrentamiento entre San Lorenzo y Huracán, es atribuido a la cercanía geográfica de clubes, sobretodo durante los primeros años de existencia donde tenian sus estadios muy cerca uno de otro.

Puedes leer aquí: La Fundación del Club San Lorenzo. Los Forzosos de Almagro.

Huracán, se constituyo en la Avenida Chiclana y Alagón en 1914, luego de haber transitado por otros dos lugares. Allí permaneció allí hasta 1924, a tan solo 8 cuadras del lugar donde, entre 1916 y 1981, se levanto El “Viejo” Gasómetro, la emblemática casa de San Lorenzo.

La rivalidad entre San Lorenzo y Huracán a pesar de los episodios de violencia vividos a lo largo de la historia, es una sana y pintoresca característica del entorno barrial que enriquece y fortaleze la indentidad cultural y deportiva de Parque Patricios, Boedo y la Ciudad, ambos clubes emparentados con la esencia porteña.

La rivalidad ya existía en la década de 1920, y tenias sus “sedes urbanas” representadas para San Lorenzo por el café Dante en avenida Boedo, y el café El Japonés para los de los de Huracán a pocos metros.

Puedes leer aquí: Como se fundó el Club Atlético Huracán, su historia.

San Lorenzo nació en Almagro, como bien lo expresa su nombre, históricamente estuvo ubicado en Boedo donde al momento de su inauguración la zona era considerada parte de Almagro, allí aún permanecen su sedes social y donde está muy cerca de volver a construir su Estadio sobre los cimientos del Viejo Gasómetro.

Por su parte, Huracán nació en el barrio de Nueva Pompeya y unos años después trasladó su sede social y emplazó su estadio en lo que hoy es Parque Patricios.

Para abonar la rivalidad, ambos nacieron en el mismo año, San Lorenzo de Almagro en abril y Huracán en noviembre de 1908.

Los primeros encuentros entre San Lorenzo y Huracán

El primer partido disputado entre San Lorenzo y Huracán fue un amistoso el 1 de abril de 1915, en la cancha de Huracán de Av. Chiclana y Alagón. Fue ganado por el local por 3-1. Los goles fueron anotados por Acevedo, Salvarredi y Laguna, para el Globito, y Gianella, el de San Lorenzo.

El 24 de octubre de 1915 se jugó el primer encuentro oficial ocurrió , en el marco del Campeonato de Primera División de dicho año, en el luego llamado estadio Arquitecto Ricardo Etcheverri, del Club Ferro Carril Oeste, donde San Lorenzo hizo de local. El partido finalizó 3-1 en favor del conjunto azulgrana.

El primer gol entre ambos equipos lo marcó, a los 31 minutos, José “El Negro” Laguna, de Huracán, que sufrió las expulsiones de Caldera y Palacio. A partir de allí se produjo la remontada de San Lorenzo: a los 51 minutos empató M. Perazzo, F. Xarau lo puso en ventaja y luego nuevamente M. Perazzo selló la victoria del Ciclón.

Hasta el momento, San Lorenzo y Huracán nunca se enfrentaron en categorías de ascenso ni en competencias internacionales, siempre lo hicieron en Primera División y en copas nacionales, dentro del ámbito local.

Huracán y la importante década del 40

En 1941 a Huracán se le otorgó el derecho de participar por primera vez en la Copa Adrián C. Escobar, por quedar ubicado dentro de los primeros 7 puestos de la tabla del campeonato.

En dicho torneo perdió la final contra River Plate, que oficiaba de reciente vencedor del campeonato de 1941.

En este mismo año comenzaron las obras en el predio de Alcorta y Luna, el actual Estadio del Club Atlético Huracán.

Luego de un año, en 1942, Huracán volvió nuevamente a dicha competencia, venciendo en los cuartos de final a Newell’s Old Boys por la insólita resolución en diferencia de tiros de esquina (4 a 2), luego de haber igualado 0 a 0, y también en semifinales derroto por 1 a 0 a su clásico rival San Lorenzo de Almagro, en tiempo suplementario.

Nuevamente en la final debio enfrentar a River, pero esta vez Huracán logro un contundente 2 a 0 a , consagrándose campeón de la Copa Escobar por primera vez.

En 1943, Huracán volvió a repetir la historia, luego de dejar atrás a River en cuartos de final, y luego a Independiente, en semifinales para meterse finalmente medirse en la final ante Platense, partido nuevamente definido por diferencia de tiros de equina, al haber finalizado 0 a 0 en tiempo reglamentario. Así fue como Huracán por segunda vez consecutiva, logró alzarse con el trofeo.

En 1944, Huracán nuevamente se pone el título de campeón, esta vez de la Copa de Competencia Británica, donde 16 equipos de Primera División participaron de la misma.

En octavos de final derroto 2 a 1 a Vélez Sársfield, en cuartos a San Lorenzo por 4 a 3 pasando a semifinales y otorgándose la clasificación a  la Copa de la República “General Pedro Pablo Ramírez” de 1944. En semifinal venció a Newell’s Old Boys, por  4 a 1, llegando a  la final para enfrentar a Boca Juniors.

Finalmente el Globo se impone por 4 a 2, con goles de Norberto Méndez, Natalio Pescia (e/c) y Llamil Simes (2) consiguiendo su sexta copa nacional, consagrándose campeón por tres años consecutivos.

A mediados de la década del ’40, el club fue intervenido por conflictos entre el gobierno argentino y la presidencia de Huracán, bajo las órdenes de Tomas Ducó. Durante esta época, Huracán se mantuvo siempre entre los primeros 5 equipos de la tabla de posiciones teniendo en su equipo a Herminio Masantonio, uno de los mejores futbolistas argentinos de la época.

El domingo 7 de septiembre de 1947, fue el primer partido disputado en el nuevo Estadio Jorge Newbery ( que luego sería rebautizado el 23 de septiembre de 1967 como Tomás Adolfo Ducó), “El Palacio”, con una asistencia de más de 80 000 espectadores, donde Huracán venció por 4 a 3 a Boca Juniors.

El debut oficial recién se produciría el jueves 10 de noviembre de 1949, contra el equipo uruguayo de Peñarol de Montevideo, donde el Quemero venció por 4 a 1.

Luego de finalizada la última fecha del Campeonato argentino de 1949, Huracán quedó en el último lugar de la tabla de posiciones con 26 puntos al igual que Lanús, por lo que debieron jugar un partido de desempate de ida y vuelta, para determinar cuál de los dos equipos debía descender hacia la Primera B.

Dada la igualdad que se produjo en 3 encuentros, el 16 de febrero de 1950 se jugó en el estadio de River Plate un último juego, el cuarto. Este se le dio por ganado a Huracán debido a que los jugadores de Lanús se negaron a seguir jugando, en protesta por una decisión del árbitro, con lo que logro mantener la categoría.

1931-1939, Huracán en el Profesionalismo

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se crep en 1934, donde los clubes más populares obtuvieron mayor peso en la toma de decisiones por su constante presión.

Es así como en 1937 esa presión tuvo éxito y mediante una resolución emitida el 5 de agosto, la AFA estableció un sistema de votación calificada de acuerdo a las reglas enunciadas a continuación:

Tendrán Tres votos: Aquellos clubes que tengan 20 años de participación consecutiva en los torneos oficiales, más de 15.000 socios, y haya sido campeón al menos dos veces.

Dos votos: Clubes con entre 10.000 y 15.000 socios, o los que hayan sido campeón de primera división y tenga una antigüedad no menor de 20 años en primera.

Un voto: Los clubes que no reúnan ninguno de los requisitos anteriores.

Los únicos clubes que tuvieron tres votos fueron:  River Plate, Boca Juniors, Racing y San Lorenzo de Almagro, quedando afuera Independiente y Huracán dentro de los seis grandes.

Los primeros años en el profesionalismo del Club Atlético Huracán, están alejados de las grandes conquistas y momentos de gloria. Fueron momentos de reestructuración interna.

1939 es un año importante para el “Globo”, no tanto en lo deportivo sino en lo institucional. Con Tomas A. Ducó al mando, Huracán adquirió los predios donde se encuentra actualmente sucede como el del estadio.

Esto viene acompañado de un crecimiento de socios del club superando las 20.000 personas, pero todo esto no logra estar acompañado logros deportivos.

En 1947, Tomas Adolfo Ducó ingresa a la A.F.A., y ayudo a incluir a Huracán a la denominación de los seis grandes que se hizo popular con el a través del tiempo.

Huracán y los primeros Torneos Internacionales

Huracán en Torneos Internacionales en la década del 20.

Los tres primeros torneos internacionales disputados por Huracán fueron llenos de polémica.

Los campeonatos obtenidos en 1921, 1922, 1925 y 1928 le dieron a Huracán la oportunidad de disputar torneos internacionales de máxima categoría que estaban organizados por las actuales AFA y AUF: las Copa Aldao (también conocidas como Copas Río de la Plata o Campeonatos Rioplatenses).

En 1921, Huracán, actual campeón de la Asociación Argentina de Football (AAF), homologada FIFA, debió haber enfrentado Peñarol, el ganador de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), pero el equipo uruguayo se negó a participar.

En 1922, Huracán, como bicampeón, debió jugar ante Nacional, como campeón por parte de Uruguay. Pero esta final tampoco se jugó debido a enfrentamientos entre las asociaciones argentinas y uruguayas por lo sucedió el año anterior con Peñarol.

En 1925, a Huracán se le niega el título por tercera vez por dos motivos: el primero, nuevamente por lo sucedido en 1921 y el segundo, la ausencia de un rival, ya que Uruguay no tuvo ningún equipo campeón al no finalizar ninguno de los dos torneos.

Para cerrar la década internacional, en la final de la Copa Aldao 1928, Huracán sí la jugo con el resultado de derrota ante Peñarol por 3-0 el sábado 26 de octubre de 1929 en la cancha de River.

1920-1929, La Década de Oro de Huracán

La década de 1920 fue sin dudas una llena de gloria y reconocimiento para la institución.

En 1920 Huracán se alzó con su primera copa nacional al ganar la Copa Estímulo, disputada durante el receso del Campeonato Sudamericano y la cual quedó inconclusa, dándole a Huracán el título al no haberse presentado  Banfield en el encuentro decisivo.

Para 1921, Huracán obtuvo su primer campeonato en Primera División, siendo solamente derrotado en un solo encuentro de 18 jugados.

En 1922, se consagró bicampeón de la Asociación Argentina, ganando 13 de 16 partidos.

En 1923 Se suspendió el campeonato de la A.A. cuando Huracán se encontraba primero en la tabla de posiciones junto con Boca Juniors, pero tenía un partido menos, posiblemente injusta fue la decisión de jugar una final entre ambos, para elegir al nuevo campeón. Fue así como  Boca lo derrotó por 2 a 0 en el cuarto partido de desempate, coronándose campeón.

El año 1924 fue un año de transición luego de lo sucedido en la definición del título en 1923 ante Boca.

Un año después Huracán logró un nuevo éxito al vencer al equipo de Nueva Chicago en una final de desempate, al haber igualado en puntos.

En 1928, Huracán logró un nuevo campeonato ya con ambas asociaciones unificadas, con un total de 58 puntos en un largo torneo que duró 16 meses y terminó al año siguiente en junio de 1929.

Sin dudas, Huracán durante la década del ’30 fue considerado uno de los principales equipos de los torneos amateurs. Respaldado por las obtenciones de los títulos de campeón en 1921, 1922, 1925 y 1928, ganándose el mote de equipo grande del fútbol de Argentina, con grandes jugadores defendiendo sus colores como: Guillermo Stábile, Ángel Chiesa, Ramón Vázquez, Juan Pratto, Cesáreo Onzari y Carlos Nóbile.

Esta colección de títulos obtenidos en la liga proporcionaron a Huracán el derecho de participar por la Copa Doctor Carlos Ibarguren, que enfrentaba al campeón de Primera División con el de la Liga Rosarina de Fútbol.

Puedes leer aquí: Huracán en los primeros Torneos Internacionales.

En su primera participación de 1921, Huracán perdió 3 a 0 ante Newell’s Old Boys, pero en la revancha del año siguiente lo derroto por 1 a 0 con gol de Ángel Domingo Chiesa, durante el partido de desempate tras haber igualado 1 a 1 en la final, nuevamente con un gol de Chiesa.

Huracán nuevamente se consagro campeón de la Copa Ibarguren en 1925, derrotando al último campeón de Rosario, Tiro Federal por 2 a 1, con los goles de Guillermo Stábile y Juan Pratto.