El Apodo de Alfredo Di Stéfano

Alfredo Di Stéfano, considerado por muchos como el mejor jugador de la historia del fútbol, aún por sobre Pelé y Maradona, recibió el apodo de “la Saeta Rubia” a finales de la década de los años 40.

Puedes leer aqui: Porqué a Diego Maradona le decían Pelusa.

“Saeta” significa flecha y/o arma arrojadiza, proviene del latín “sagitta” (flecha).

Fue apodado por así por el periodista argentino Roberto Neuberger, de la “Revista River” debido su velocidad, era tan rápido como una flecha, y el color rubio de su cabello.

Antes de ser “la Saeta Rubia”, Di Stéfano fue conocido como ‘El Alemán’, sobrenombre que se le dio desde prácticamente sus inicios en el fútbol debido también al color dorado de su pelo que recordaba al de los germanos.

Los Títulos que ganó Di Stéfano

Estos fueron todos los títulos obtenidos por Alfredo Di Stéfano a lo largo de su carrera como futbolista.

Argentina

Selección Nacional:
-Copa América 1947.

River Plate:
-Torneo Argentino (Primera Division) 1945, 1947.

Colombia

Millonarios:
-Torneo Colombiano (Primera Division): 1949, 1951, 1952.
-Copa Colombia: 1953.

España

Real Madrid:
-Liga Española 1954, 1955, 1957, 1958, 1961, 1962, 1963, 1964.
-Copa del Rey 1962.
-Copa Intercontinental: 1960.
-UEFA Champions League: 1956, 1957, 1958, 1959, 1960.

Puedes leer aquí: Porque Di Stéfano nunca jugó un Mundial.

Porque Di Stéfano nunca jugó un Mundial

A pesar de que Alfredo Di Stéfano, apodado “La Saeta Rubia” fue uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, jamás disputó una Copa del Mundo.

Puedes leer aquí: Porque lo apodaron “La Saeta Rubia” a Di Stéfano.

Aunque parezca extraño, Di Stéfano a la hora de ser convocado para disputar una Copa del Mundo, siempre tuvo algo que lo imposibilitó de estar. Fue sin dudas La Asignatura pendiente, para el máximo ídolo del Real Madrid pentacampeón de Europa.

Su historia negativa con los Mundiales comenzó en 1950, cuando Argentina decidió no participar de esa Copa del Mundo. Fue la primera vez que La Saeta vio cómo se le truncaba la posibilidad de estar aquel año, pero tenia la esperanza de una nueva revancha en 1954, ya jugador del Real Madrid, aunque la Argentina no se presentó a la máxima cita y España no se clasificó.

Para enero de 1957, la Saeta Rubia debutó en la Selección de España marcando tres goles ante Holanda en un amistoso que terminó 5-1. Ya consagrado ídolo del equipo merengue, participo en las eliminatorias del Mundial de 1958, pero España no consiguió la clasificación.

Cuatro años después llegaria su última oportunidad en Chile 1962.

Alfredo Di Stéfano ya con 36 años, tuvo la mala suerte de lesionarse en el último amistoso previo a la Copa, ante Osnabruck, un equipo alemán, aunque igualmente viajó a Chile para poder estar en el Mundial.

España fue eliminada en la fase de grupos y él se despidió sin poder jugar siquiera un minuto.

Apenas jugó seis partidos con la Selección argentina, e hizo misma cantidad de goles, en el Sudamericano de 1947. Mientras que jugando para España, disputó 31 partidos y anotó 23 tantos.

Fue así como Alfredo Di Stéfano, un mito del fútbol increíblemente nunca jugó un Mundial.

Cuando murió Alfredo Di Stéfano

Alfredo Di Stéfano, el máximo ídolo en la historia del Real Madrid y uno de los mejores jugadores del mundo falleció el 7 de julio de 2014 a los 88 años de edad, luego de haber sufrido un paro cardíaco.

El estadio de Real Madrid, hogar de la “Saeta Rubia”, quien deslumbró a todos en los años 60 y conquistó cinco Copas de Europa en forma consecutiva, abrió sus puertas al día siguiente para rendirle homenaje junto a los simpatizantes que fueron desfilando, en respetuoso silencio, para pasar junto a los restos del astro.

Puedes leer aquí: Porque le decían la “Saeta Rubia” a Di Stéfano.

El féretro del astro madrileño fue ubicado en el antepalco del estadio, en la zona madrileña de Chamartine, lugar donde “Don Alfredo” se reunía con amigos a tomar café.

Uno de los primeros en llegar al lugar fue el presidente del club, Florentino Pérez, quien entró a la capilla junto a Emilio Butragueño, antiguo futbolista blanco y director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, consignó la prensa local.

Además, pasaron a rendir homenaje varias figuras del club y de la selección española, entre ellas Sergio Ramos e Iker Casillas.

Pérez, el presidente del Madrid en ese momento expresó que el Bernabéu fue el escenario de la capilla ardiente por expreso deseo de Di Stéfano y sus familiares. “Este estadio era su fábrica, su casa y su territorio sagrado. Aquí le rendiremos el homenaje que se merece”, afirmó el presidente de la entidad merengue.