Boca Juniors en el año 1934

14 EQUIPOS EN 1934

El campeonato profesional de 1934 dió oportunidad a Boca Juniors para revalidar sus títulos.

El torneo había tomado nueva estructura; la cantidad de equipos intervinientes fué reducida a catorce, pero la disputa se extendería a tres ruedas, o sea que cada equipo tendría que sostener 39 encuentros.

Frente a los otros grandes la suerte no le fué a Boca ni adversa ni del todo favorable, ya que solamente a su adversario tradicional, River Plate, ganó los tres encuentros por 2 a 0,4 a 1 y 1 a 0; fué vencido 2 veces y empataron el tercer encuentro con San Lorenzo de Almagro, que ocupó el tercer lugar; empató los tres partidos jugados con Independiente, que lo escoltó a la terminación del campeonato; ganó 1 y perdió 2 de sus confrontaciones con Racing; y en cuanto a sus compromisos con Huracán, salió airoso en dos oportunidades y cedió los honores de la victoria en la tercera.

Lo que quedó perfectamente demostrado en este largo torneo, tras el cual Boca volvia al sitial de los campeones, fué el extraordinario grado de popularidad del instituto «xeneise».

Prueba concluyente de ello, es que de las ocho recaudaciones más altas del año, siete correspondieron a partidos jugados por Boca.

CAMBIOS SUBSTANCIALES

El plantel de Boca Juniors sufrió cambios substanciales con relación al del año anterior; en reemplazo de Mena se incorporó al arquero Pardiez, de gran actuación en Argentinos Juniors; para la extrema defensa se contrataron los servicios de los brasileros Moisés Alves do Rio y Felipe Jorge (Bibi), incorporándose también este año Marante.

En la linea media hubo cambios fundamentales con motivo de la llegada de Vernieres, el medio zaguero que junto con Pietracupa y Vichera habian integrado aquella “medianera” formidable de Argentinos Juniors, y la contratación de Mundt, centro medio de Atlanta, y del bahiense Ernesto Lazzatti que, como veremos más adelante, ocupa una de las páginas más brlllantes del Boca Juniors de la era profesional.

Para reforzar el quinteto ofensivo, en el que dejaban de jugar Spindola, Nardini, Lorenzo y el movedizo y eficiente Esteban Kuko, habían sido incluidos algunos jóvenes valores pero de ponderables condiciones, como Válido, Tenorio, el cordobés Julio Venavídez y el notable puntero derecho chileno Luco, que había ascendido a la categoría de internacional desde las filas del Badmington de Santiago, pero que no cumplió en Boca actuaciones en completo acuerdo con su verdadera calidad.

Se alzaron en 1934 con un nuevo título de campeón, esos 101 goles a favor, de los cuales 60 llevaron el sello que solían imprimirle Roberto Cherro, “Panchito” Varallo y el “machetero” Benítez Cáceres.

El plantel boquense se integró, entonces, con los arqueros: Pardiez y Yustrich; los zagueros: Succo, Echeverry, Piaggio, Marante, Moisés Alves do Río y Felipe Jorge; los medios: Martínez, Ganduglia, Vernieres, Lazzatti, Mundt y Arico Suárez; y los delanteros: Lucco, Zatelli, Tenorio, Válido, Sánchez, Benítez Cácerez, Benavídez, Varallo, Cherro, Cusatis y Garibaldi.

EL MISMO TIMONEL

El doctor Ruperto Molfino vuelve en esta nueva oportunidad a empuñar el timón de Boca Juniors. Las presidencias anteriores le habían creado tal prestigio, que todos

los. boquenses creyeron como imprescindible, confiarle nuevamente la presidencia de la institución, Secretario general fué el señor Juan F. Caronmni.

SE ACORTA LA DEUDA CON EL FERROCARRIL SUD

Dentro del aspecto económico Boca Juniors realiza una gestión de indudable valor. Amortiza la deuda contraida con el Ferro Carril Sud reduciéndola considerablemente.

El terreno adquirido donde después se levantaría el estadio había costado la suma de $1.073.552. Con la amortización abonada se pagó $ 602.050, 87 agregándose además -la cantidad de $165.886,89, en concepto de intereses.

BUENA UTILIDAD

El ejercicio correspondiente a este año 1934, fué cerrado con un beneficio líquido de $ 128.521,22. También tuvo un alza la recaudación por conceptos de porcentajes de partidos oficiales, la que llegó a $265.460,92.

No fué menos satisfactoria lo recaudado en concepto de pago de cuotas de asociados, alcanzándose la siguiente cantidad: $ 290.665, que correspondían al pago de 22.095 socios, según la depuración efectuada en los respectivos ficheros.

Boca Juniors en el año 1933

UN 1933 MAS PRODIGO

El campeonato de 1933 fué más pródigo para Boca Juniors que, como Casi estaría de más señalarlo, continuaba siendo potencia de primera magnitud.

La cancha de Brandsen y Del Crucero se hizo tan difícil para las visitas, que solamente Racing pudo vencer allí a los boquenses; pero es bueno hacer notar que esa derrota se producía por el marcador minimo, y que el autor de lo que en ese momento podia considerarse una proeza era el Racing muy respetable de: Conidares, Zito, Barrera, Leoncio Bugueyro.

Aparte de ese partido, Boca Juniors perdió en su cancha solamente tres puntos, como consecuencia de sus empates con San Lorenzo, River Plate y Platense; con el primero de ellos el equipo auriazul perdió otro titulo, ya que San Lorenzo de Almagro obtuvo el campeonato con un punto de ventaja.

Sin embargo, es posible que la colocación final de Boca fuera la consecuencia de su escasa fortuna en los partidos como visitante, puesto que no solamente perdió en Boedo, en la Avenida Alvear y en Avellaneda, con los otros tres equipos que compartieron con él los cuatro primeros puestos, sino que perdió los dos partidos en La Plata, con Gimnasia por 5 a 2 y con Estudiantes por 4 a 3 y fué vencido por 1 a 0 por Platense, en esa cancha siempre difícil de Manuela Pedraza y Crámer.

Puedes leer aquí: Boca en el Campeonato de 1933, Primera Rueda.

De todas maneras, Boca Juniors se clasificó en segundo lugar con 86 goles a favor, cifra que ese año sólo fué superada por Gimnasia y Esgrima de La Plata, que convirtió 90. Pero si estos números tienen algún significado, hay que decir que en la tabla de goleadores de ese torneo, “cañoncito” Varallo, con 33 tantos, igualó la produc, de Arturo Naón, piloto del “expreso” platense, que se había colocado, en primer término en la lista de “scorers” del torneo.

Presidente de Boca en 1932

LA PRESIDENCIA

Nuevamente Boca Juniors confia en la mano diestra del doctor Ruperto Molfino, la dirección de la entidad. Es su presidente y Vicente Andreu que lo acompaña desde sus funciones de secretario general.

ALZA ECONÓMICA

Boca Juniors a través de la temporada, logra mejores recaudaciones, pero, al ser eliminado del torneo de Competencia, en su balance general, se ve disminuidas las cifras. De dos maneras, puede afirmarse que hubo un alza en el concepto de recaudaciones, como se podrá deducir de cantidades logradas.

El porcentaje neto de los partidos alcanzó a $ 221.730,11.

El superavit del ejercicio se elevó a $ 39.030,95, lo que demuestra fehacientemente como se fué en alza la situación económica de la institución.

Por concepto de cuotas de socios se recaudó 159.514, siendo el número de éstos 12.947.

Capitanes y Subcapitanes de Boca en 1932

Para el año 1932 la comisión directiva habia confiado la capitanía y subcapitanía de las divisiones a los siguientes jugadores:

Primera: Pedro Suárez y Roberto Cherro.

Segunda: Adolfo Pedemonte y Armando Dedovich. Cuarta Especial: Juan C. Hernández y Francisco Providente.

Puedes leer aquí: Boca Juniors en el año 1932.

Cuarta “A”: Marcelino Funes y Ricardo Soldatti.

Cuarta “B”: Atilio Cáceres y Carlos Arzamendia.

Quinta “A”: Omar Ibelli y Alberto Donato.

Quinta “B”: Héctor Cerioni y Pedro Marscolti.

Tercera “A”: José Ariano y Enrique Colla.

Tercera “B”: Fidel Alvarez y Leopoldo Fernández.

Boca tiene problemas con Cherro, el Cabecita de Oro

Al comienzo de 1932, toda la ribera se habia convulsionado ante un planteamiento que hiciera el jugador Roberto Cherro.

Partió de la sede social el murmullo y se irradió por todo el riachuelo. A medida que el “chisme” corria de oido en oido, las pretensiones de Cherro adquirieron dimensiones enormes. Se llegó a establecer que el “cabecita de oro” habia solicitado al club una prima de $ 100.000 y un sueldo que no lo ganaba ni el presidente de la república.

“Cherro quiere que se remate el club y ello no lo consentiremos.” Fué el comentario final y tal vez también la consigna. ¿Pero en realidad Cherro se habia descolgado con semejantes pretensiones? Nada de eso. ¿Cómo era posible pensar que en ese entonces un jugador de fútbol podia exigir suma tan astronómica?

Pero vavamos al hecho real. Roberto Cherro, por una infidencia de Varallo y Spitale recientemente contratados. se enteró que estos jugadores habian recibido una prima de $5.000. Nada más justo, para Cherro que pedir una equiparación a esas condiciones. Fué el escándalo.

llubo reuniones de dirigentes y la calle ya tomó partido en la discusión. Consecuencia: Cherro fué expulsado del club y volvió sus pasos hacia Sportivo Barracas, club de su antigua querencia. No fué solo. Detrás de él en un gesto de solidaridad, Mario Fortunato y Mario Evaristo tomaron la misma senda.

Puedes leer aquí: Boca Juniors en el año 1932.

No paró alli la mala estrella de Cherro por cuanto la Asociación también lo expulsó. Había violado las reglamentaciones vigentes. Cuando un jugador actuaba por un club no afiliado, la expulsión estaba en puerta. Y ella cayó en forma perpendicular sobre la cabeza de Cherro y también sobre las de los Marios, Fortunato y Evaristo.

SOLUCIÓN DEL ENTREDICHO

Boca Juniors, con su conjunto superior no caminaba con la regularidad deseada. Entonces había que buscar una solución a ese serio problema. La figura de Cherro volvió a divisarse por la ribera.

Nuevas conversaciones y todo se solucionó, pero con una condición, impuesta por el mismo Cherro: la solución alcanzaría también a Fortunato y Evaristo.

Luego la Asociación rectificó su resolución anterior y todo quedó en paz.

Se aclaró que Cherro jamás había solicitado una prima de $ 100.000 y un sueldo de presidente de la nación. Esas cifras fueron el fruto de la fantasía de los “hinchas” boquenses.

EL EQUIPO NO SE SUPERA

Fué criterio general que ese entredicho con Cherro y su deserción había influido en forma notoria contra el rendimiento del primer equipo, por ello se pensó que con

el retorno de éste, de Mario Fortunato y Mario Evaristo, las cosas cambiarian. En realidad cambiaron, pero no en la medida de lo esperado.

GANAR DE APURO

El mismo Cherro cuenta una anécdota muy pintoresca. Boca Juniors enfrentaba a Huracán en su propia cancha. Cherro estuvo a punto de no concurrir al partido. Sin embargo en los vestuarios le expresó a “Huesito” Sánchez: “Deseo que este partido finalice antes de la hora y lo vamos a conseguir.” ¿Cómo?, fué la pregunta de Sánchez. La respuesta fué algo insólita: “De entrada nomás los apabullamos a golpes y los muchachos de Parque de los Patricios se van antes de finalizar el partido y yo puedo hacer lo que tengo urgencia de resolverlo esta misma tarde.”

Y “Huesito” Sánchez, como si tuviera obligación de facilitarle la solución a Cherro, de entrada anotó dos goles. Luego Varallo hizo el tercer gol y alli se armó el gran escándalo. Los huracanenses protestaron el tanto por considerar a Varallo en posición prohibida. El referee mantuvo su decisión y los muchachos de Huracán en airada protesta hicieron abandono dei campo. Cherro corrió a los vestuarios y como relámpago abandonó luego la cancha.