Winston Coe. El arquero manco

Esta es la magnífica historia del primer arquero manco que tuvo el fútbol mundial.

En el 1900 el fútbol en Latinoamérica comienza a escribir su magnífica historia. Eran años en los sobresalían los clubes amateurs con acento británico, fundados por los inmigrantes que llegaban a estas tierras con intenciones de “hacerse la América”.

En Argentina por su parte, Alumni Athletic Club, el gran equipo criollo, arrasa con todo durante la primera década del siglo XX.

Puedes leer aquí: Nace Alumni, la génesis del fútbol argentino.

Esta historia se centra en 1906 cuando Barracas Athletic, otro equipo argentino, tenía entre sus filas al mejor arquero de la época, José Buraca Laforia.

Su gran desempeño bajo los 3 palos hizo que Alumni rápidamente pusiera los ojos en él, y fue así como Laforia se marchó dejando libre el puesto de arquero en su anterior equipo.

Puedes leer aquí: José María Buruca Laforia, El primer arquero argentino.

El gran problema en Barracas ya que no tenía otro arquero, y no era tan fácil encontrar uno en esos tiempos como lo es ahora.

Cada jugador de este equipo se probó en el puesto de arquero. Sin éxito llego el turno del lateral derecho y uno de los socios fundadores del club. Un irlandés llamado Winston Coe, que se ofreció para atajar aun teniendo una peculiaridad para este puesto: le faltaba el brazo izquierdo.

“Si quieren les doy una mano, dos ya saben que no puedo”, dijo. Y así se preparó para el encuentro ante Estudiantes de Buenos Aires.

Cuando ingresaron los dos equipos a la cancha, se comenzaron a escuchar murmullos y ovaciones por lo que estaban viendo. Si bien esa tarde Barracas perdió 2 a 1, la gran figura del encuentro fue Winston Coe, quien a pesar de la adversidad se destacó y evitó una derrota más abultada.

“Muchísimos shots atajó el manco Coe, por lo cual se hizo célebre, pues no es poca virtud desempeñar este puesto en que precisamente se hace uso de las manos, cuando no se posee una. Su modo de parar la pelota, la seguridad y la confianza con la que procede son dignas de elogio”, publicó el diario La Prensa, al día siguiente.

Fue un acontecimiento sin precedentes y jamás visto en nuestro país aún hasta el día de hoy. Y ese partido no fue el único, el irlandés se quedó con el puesto. Todos estaban conformes con su desempeño.

Sin embargo, en los siguientes dos partidos no le fue tan bien como en su debut de arquero. Fueron dos duras derrotas: 11-0 contra Reformer y 5-0 frente a Alumni.

Finalmente, luego de ello Coe decidió no atajó más, a pesar de las dificultades que la vida le puso en el camino, defendió con orgullo y corazón el arco de su querido Barracas Athletic,  convirtió en un ejemplo de superación y una gloria del Club.

José María Buruca Laforia, El primer arquero argentino.

Nacido en Atalaya, España en 1884 era apodado de “El Vasco” por su ascendencia paterna. Laforia fue un pionero en la posición de arquero, defendiendo los 3 palos en 1901 del Sportivo Barracas, en 1904 fue el primer arquero en defender los 3 palos en el primer partido internacional contra un equipo británico, el Southampton.

En 1905 paso a Alumni, donde estuvo tres temporadas hasta 1908 logrando los campeonatos de 1905, 1906 y 1907. Luego, tras un brevísimo paso por Nacional en 1908, un equipo que fue excluido de la Liga, integro el equipo de Argentino de Quilmes de 1908 a 1909, Independiente 1909 a 1911 y por último en Racing de 1911 a 1912.

Puedes leer aquí: Nace Alumni, la génesis del fútbol argentino.

Ernesto Escobar Bavio, cronista de “La Nación”, y autor del libro “Alumni, Cuna de Campeones” afirmaba:

“Jugaba al arco con chambergo (sombrero) y, debido a su poca estatura, le era difícil llegar al travesaño.

Puedes leer aquí: Porqué algunos jugadores usaban boinas.

La razón de porque usaba sombrero, era un efecto psicológico para los delanteros contrarios, ya que segundos antes de un remate hacia su valla, él se lo quitaba y lo arrojaba hacia uno de los palos estimulando inconscientemente el remate hacia ese lugar logrando interceptarlo.

Se ponía contento cuando lo conseguía y él decía que era a fuerza de rodilla. Era una goma, un resorte. Realizaba las estiradas más inconcebibles y era realmente temerario. Con Jorge Brown apostaban muchas veces a quién tocaría con más facilidad y más frecuencia el travesaño: Jorge, con la punta de los pies y Laforia con las manos. Se trataba de un desafío muy desigual, porque mientras Jorge lo hacia todas las veces que se lo proponía, al Vasco le costaba un triunfo: llegaba a veces, y apenas…”

Para Escobar Bavio las cualidades fundamentales de Laforia eran su sangre fría a toda prueba, un golpe de vista magnifico y el perfecto sentido de la colocación.

Era llamativa la seguridad de sus manos para contener fuertes remates, aun los ejecutados desde muy cerca.

Puedes leer aquí: Winston Coe. El arquero manco que reemplazo a Laforia.

Pero en lo que más se destacaba era en sus salidas del arco, cubriendo a veces toda el área penal y hasta saliéndose de ella con una seguridad extraordinaria.

Su valentía era temeridad para los adversarios, ya que iba al encuentro de los delanteros y les quitaba la pelota de los pies.

De baja estatura, con tupido bigote negro y chambergo de calle, Laforia fue lo que hoy se entiende como un arquero moderno. Y lo fue en los tiempos más antiguos del fútbol argentino.

Los logros del Atlético bajo Athletic Aviación

El Atlético de Madrid en su primera temporada bajo el nombre de Athletic Aviación logró conquistar la última edición del Campeonato del Centro, el cual era llamado desde el año 1932 como Campeonato Mancomunado del Centro. De esta manera, el Athletic volvió coronarse campeón después de casi 12 años.

El 28 de abril de 1940 bajo la dirección técnica de Ricardo Zamora, se adjudicó el título de campeón de la Primera División por primera vez en su historia, donde se destacaron entre sus filas “Los Tres Mosqueteros”: Germán Gómez, Gabilondo y Machín, además de “el capitán de la eterna sonrisa”, Pepe Mesa.

Inmediatamente luego de obtener el título, el entrenador  Zamora es detenido y encarcelado por la Dictadura acusado de “rojo”, pudiendo reincorporarse recién para diciembre de ese mismo año.

Puedes leer aquí: Porqué el Atlético de Madrid se llamó Club Atlético Aviación.

 A pesar de ello, en septiembre y debido a su condición de campeón de Liga, se enfrentaron ante el campeón de Copa, con una contundente victoria por 7-1. Este torneo constituyo el primer precedente de la Supercopa de España y cuya oficialidad es discutida.

En estos días, el Atlético de Madrid, actual Athletic Aviación, alternaba su localia en Chamartín y en el Estadio de Vallecas (que ya lo había utilizado durante su estadía en Segunda antes del conflicto bélico civil), inaugurado así como campo de Primera División, mientras se continuaban con la reconstrucción del Stadium Metropolitano atacado durante la Guerra Civil, al que el Atlético retornaría en 1943 (y que a su vez prestaría desde 1946 a su eterno rival para que también jugara allí como local mientras construía su nuevo estadio).

Fue así como el Atlético logro un record al no perder ni un solo partido como local en Vallecas en su primera temporada, logrando obtener su primera Liga la última jornada con una victoria en el recinto vallecano, y extendió su racha durante los siete primeros partidos como local de la siguiente, para un total de diecinueve partidos invicto en casa.

Este récord de partidos invictos luego del estreno de un estadio en la máxima categoría, se ha mantenido vigente desde entonces y sólo ha estado cerca de superarlo el propio Atlético de Madrid, en la temporada del estreno de su nuevo Estadio Metropolitano en 2018.

Para la temporada siguiente, el 2 de marzo de 1941 con la vuelta a la dirección de Ricardo “el Divino” Zamora, luego de su liberación, el Atlético revalidó su título de campeón de la Primera División, logrando su primer bicampeonato.

El 22 de junio de 1941, el Atlético lograría otro título oficial de carácter regional, haciéndose de la Copa Presidente Federación Castellana, tras derrotar 3-0 al Real Madrid en el partido de vuelta de la final.

A partir de allí, el equipo no conseguiría más títulos en esta etapa, solamente el subcampeonato de la Liga de 1944 y luego de siete temporadas, Zamora abandera el Atlético en 1946, con la llegada de Emilio Vidal.

En 1947, finalizó la vinculación entre el Club y el Ejército del Aire, habiendo solicitado este último que se volviera a cambiar el nombre retirando la palabra “Aviación”. No obstante, el Atlético de Madrid y el Ejército del Aire, continuaron honrándose en posteriores homenajes.

Porqué le dicen Colchonero al Atlético de Madrid

Al Atlético de Madrid se lo llama comúnmente “colchonero” debido a que durante el período de la postguerra civil española, el conflicto bélico que se desencadenó en España tras el fracaso parcial del golpe de Estado del 17 y 18 de julio de 1936 llevado a cabo por una parte de las fuerzas armadas contra el Gobierno de la Segunda República, los colchones que se repartían para dormir, estaban recubiertos por una tela con franjas rojas y blancas, al igual que su uniforme de juego.

Es por tal motivo que sus rivales comenzaron a referirse hacia el Atlético de Madrid como el Equipo Colchonero.

Puedes leer aquí: La Fundación de Atlético de Madrid.

Este apodo se mantuvo a lo largo de la historia logrando un sentimiento de identidad de la afición madrileña.

Cuando el Atlético de Madrid se llamó Club Atlético Aviación

Club Atlético Aviación (1939-1947) – Acuerdo con el Aviación Nacional

El 26 de noviembre de 1939 jugaron ambos un partido en el Estadio de Mestalla, con victoria de los rojiblancos por tres goles a uno, que cambiaría radicalmente el destino del Club.

Puedes leer aquí: El Atlético de Madrid en la década de 1930.

El 4 de octubre de 1939, poco tiempo antes de que aquel encuentro se realice, se firmó un acuerdo entre el Athletic Club de Madrid y el Club Aviación Nacional, un club fundado en 1937 por tres oficiales de aviación de la 35 Unidad de Automóviles de la Aviación Española.

A pesar de que en ocasiones así se lo nombraría como “fusión”, técnicamente no lo fue (ya que el títulos del Campeonato Regional de Aragón de 1939 ganado el club aviador no se le computó nunca al Athletic de Madrid), sino que fue un cambio de denominación del club madrileño conforme a cinco puntos:

1º) Cambio de nombre del Club, pasándose a llamar Athletic Aviación Club.

2º) Continuará rigiéndose bajo el mismo reglamento que utilizaba bajo el nombre de Athletic Club (es decir, que seguiría siendo el mismo Club fundado en 1903, pero con otro nombre).

3º) El uniforme será el mismo que venían vistiendo (camiseta roja y blanca con pantalón azul; siendo también azul el color del uniforme del club aviador), pero con una modificación en el escudo.

4º) Los integrantes del Ejército de Aviación tendrían los mismos derechos que los socios del Club.

5º) Este acuerdo debe ser reconocido por la Federación Castellana de Fútbol.

A partir de allí y bajo este acuerdo, la entidad pasó a llamarse primero Athletic Aviación Club y poco después, Club Atlético Aviación, debido a que en 1940 se dictó el Decreto que prohibió los anglicismos en donde muchos clubes modificaron sus nombres. Es así como todos los jugadores del Aviación Nacional fueron integrados al equipo del Athletic Club (del cual habían pasado a ser socios gracias al punto cuarto del acuerdo).

Puedes leer aquí: Los logros del Atlético bajo Athletic Aviación.

El acuerdo fue impulsado nuevamente por un lado debido a la mala situación económica y administrativa del Athletic Club de Madrid, y además por la falta de futbolistas producto de la sangrienta Guerra Civil Española, sumado al interés de los jugadores del Aviación Nacional, recientes campeones de Aragón y cuartos finalistas del Campeonato de España, por competir en la máxima categoría del fútbol español.