El Primer Clásico de Avellaneda. Independiente vs. Racing

El primer clásico de Avellaneda se jugó el 9 de junio de 1907. Independiente venía de recibir una insólita goleada ante Atlanta, pero la reivindicación a ese contraste legó con una conquista de trascendencia, insospechada para los apostadores impensada por el ambiente futbolístico del barrio: derrotaron a Racing, en la versión Nº 1 de ese partido clásico por 3 a 2. – La historia inscribió este resultado con letras de oro. Máxime que para el conjunto racinguista el lance era decisivo, ya que venciendo ganaba el campeonato. Pero contra todas las previsiones los «Rojos» se alzaron con una legítima y bien merecida victoria.

Los equipos tuvieron la siguiente formación:

Independiente: Bazzara; González y Paist; Zetti, Hermida y Degiorgi; Pumarini, Arregui, Tagliaferro, Peluffo y Degiorgi.

Racing: Marengo; Mignaburu y Delucchi; Werner, Ohaco y A. Larralde; B. Ochoa, Collazo, Bruzone, Ibáñez y Piatti.

El equipo rojo hizo punta así con su futuro rival deportivo de todos los tiempos.

Este fue el hito de las grandes trenzadas a través del largo historial del clásico de Avellaneda. En el que alternaron primacía, una y otra divisa. Es más, tuvieron luego el estadio, uno vecino del otro, Casi pegados. Como si fueran hermanos, Lo fueron en la familiaridad ambiental de la zona, pero en la cancha se miraron a los ojos, casi con fiereza». Avellaneda, sus hijos dilectos, «hermanos», pero bien «machos» para tratar asuntos.

Cuántas Copas Intercontinentales tiene Independiente

La Copa Intercontinental actualmente llamada Copa Mundial de Clubes es el máximo trofeo a nivel clubes que enfrenta el ganador de la Copa Libertadores de América con el ganador europeo de la Champions League.

1964
Independiente participo por primera vez de la Intercontinental en 1964, perdiéndola ante el Inter de Milan. Fueron 3 partidos, primero en Avellaneda con victoria del Rojo por 1 a 0, luego la revancha en Italia con victoria del Milan por 2 a 0 debiendo disputarse un tercer partido de desempate. El último partido se lo lleva el Milan por 1 a 0 coronandose campeón del certamen.

1965
Al año siguiente, en 1965 luego de lograr el bicampeonato de América, Independiente debió enfrentar nuevamente al Inter. El partido de ida en Italia fue derrota por 3 a 0, mientras que la revancha en Avellaneda terminó en empate 0 a 0, siendo Inter bicampeón de la copa Intercontinental en la cancha del Rojo.

1972
La Copa Intercontinental 1972, Independiente nuevamente la vuelve a jugar, esta vez su rival era el Ajax de Holanda.
Este Ajax era un equipo integrado por varios jugadores de la Naranja Mecánica, y que más tarde en 1974 sería finalista de la Copa del Mundo de la mano de Cruyff. La serie comenzó con un empate 1 a 1 en Avellaneda. Posteriormente en Holanda, el Rojo cayó por 3 a 0 con goles de Johan Neeskens y los otros 2 de Johnny Rep.

1973
En 1973 fue la cuarta oportunidad en la que Independiente pudo ser campeón del mundo. El rival de turno fue la Juventus Football Club, que pidió que la final se juegue a 1 solo partido en el Estadio Olímpico de Roma. Esto de debia a que en esos momentos había muy mala reputación de los clubes sudamericanos, al punto de generarse violencia en cualquier parte del territorio sudamericano.

Independiente lo venció 1 a 0 con un gol de Ricardo Bochini, con tan solo 19 años, a solo 10 minutos del final. Y así fue que Independiente por primera vez fue campeón del mundo.

1974
Luego la Copa Intercontinental del año 1974 se disputo en marzo de 1975. Bayern Munich, el campeón europeo, rechazó jugar el encuentro, cediéndole su lugar al Club Atlético de Madrid quien se terminó quedando con el trofeo.

1984
En este año Independiente se enfrentó en Tokio al Liverpool Football Club inglés, logrando la victoria por 1 a 0 coronándose por segunda vez en su historia campeón de la Copa Intercontinental.

Por qué a San Lorenzo lo llaman Carasucias

Los Carasucias es uno de los famosos apodos con los que se hace referencia al Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

Fernando José Areán, Héctor Rodolfo Veira, Victorio Francisco Casa,Narciso Horacio Doval y Roberto Marcelo Telch, cinco jóvenes promesas que habian surgido de las inferiores de San Lorenzo y que hicieron carrera con un sello propio dentro del Club.

Este apodo remite a una época gloriosa del Ciclón, más presisamente a 1964 donde un grupo de futbolistas se caracterizaban por su juventud, buen juego y atrevimiento.

Por todas estas cualidades fue que San Lorenzo recibio el apodo «Carasucias». Haciendo referencia a los niños que juegaban al fútbol en la calle con todos sus rostros sucios.

En 1964 llegaron a la Primera División de la mano del entrenador José Barreiro. También formaban parte de esa delantera jugadores como Juan Carlos Carotti o Eladio Zarate.

Los Carasucias luego abrieron paso a Los Matadores, el primer equipo que consiguió ser campeón invicto del fútbol argentino en 1968.

De este equipo formaron parte jugadores como Carlos Buticce, Sergio Villar, Alberto Rendo, José Albrecht, Miguel Tojo, Rodolfo Fischer y Carlos Veglio y dirigidos técnicamente por el entrenador brasileño Elba de Paula, más conocido como «Tim».

Los Primeros Jugadores de Ferro en su Historia

Leer las páginas del viejo “Ferrocarril Oeste” es acercarse a vivos arquetipos del fútbol argentino, a figuras representativas no sólo del fútbol, a hechos que hacen a la anécdota toda de nuestro popular deporte…

Veamos nombres en la primera década del siglo, por el año 1906 y algunos siguientes: los hermanos Ceferino y Aniceto Camacho, Zibecchi, Mañana, Martín, John Harley. Este último era un inglesito delgado y sin aspecto de atropellador precisamente, pero que constituyó una revelación en nuestras canchas por su personal estilo, depurado y pensado, que se impuso entre los muchachos criollos con méritos que trascendieron a la vecina orilla. Y Harley fué conquistado años después por el “Peñarol”, donde su prestancia y calidad lo convirtieron en maestro del fútbol en esa tierra de grandes artífices.

Otra figura consular del fútbol que pasara por “Ferro” fué Atilio Badaracco, que vive en Buenos Aires con sus 70 años de recuerdos emotivos. Badaracco fué el primer “descubridor” de Pedro Calomino, allá por el 1907, cuando el más tarde idolo internacional aspiraba a llenar algún vacio como suplente quinceañero en alguna división inferior…

En 1910, cuando el equipo asciende a la categoría superior, jugaban en sus filas hombres que ya lucian auténtico prestigio deportivo: Uslenghi, Rotondo, Gutiérrez, Posse, Pini, Elordi, Roldán y otros.

Muchos otros valiosos cracks integraron sus equipos en esos años y en los posteriores: Haaslan, J. C. Frutos, De Andreis, Llevalois, Wickers, Pigo, Corfield y otros más,

Años más tarde, la lista de valores destacadísimos del fútbol acrece para gloria de “Ferro”. Citamos a Garasini, Arico Suárez, Cesarini, Cherro, Gainzarain, Chalú, Della Torre, Polimeni, Recanattini, todos estos celebrados jugadores que pasaron por “Ferro” y luego campearon sus valores con otras divisas —o con la misma del viejo cluba través de los años. Y más adelante en el tiempo, mencionaremos a Corvetto, Marante, Grecco, Leguizamón, Benítez Cáceres, Patrigniani, Garavano, Gualco, Maril, Borgnia, Sarlanga, Gandulla, Emeal, estos últimos cinco delanteros enumerados como en ese ataque modelo de nuestros valores futbolísticos.

El Primer Estadio de Ferro

PRIMER ESTADIO JUNTO CON “ALUMNI”

El primer estadio del popular “Ferro”, fué cedido por el Ferrocarril Oeste al club en oportunidad de su fundación y es el Martín de Gainza 250, con capacidad para más de 50.000 personas.

Allí, en el viejo estadio, jugaba también el equipo de “Alumni”, que nunca tuvo propio campo. Allí comenzaron los viejos prestigios del equipo ferrocarrilero que lucía en sus primeras horas una casaca blanca con bolsillos y franja roja, en señal de peligro… Estos colores fueron más tarde cambiados por los del equipo inglés “Aston Ville”, que eran borravino con mangas celestes, y finalmente el proceso de cambios cromáticos culminó en el esperanzado verde que sigue siendo, y ya para siempre, el “vía libre” del código ferrocarrilero y la definitiva divisa popularizada durante largos años…