Como es la Camiseta de Boca Juniors 2020/2021

Este es el jersey de Boca Juniors para la termporada 2020 y 2021 de la Liga Argentina y para sus compromisos internacionales.

Luego de 23 años, Boca vuelve a vestir la marca Adidas. La última había sido entre 1981 y 1993. Finalmente regresa en 2020, tras un acuerdo millonario aprobado luego de una Asamblea Extraordinaria.

Respecto al modelo titular del conjunto, la camiseta de Boca cuenta con un azul mucho más suave que el último modelo usado bajo la marca Nike, el anterior proveedor del equipo de xeneize. Otra diferencia con su antecesora es que la franja amarilla es un poco mas pequeña a la utilizada el último semestre de 2019. Este uniforme se completa con short y medias azules.

Las tres tiras, clásicas del Logo Adidas, que se envuentran ubicadas sobre los hombros son de color amarillo y tendrá un sutil detalle con este mismo color sobre las mangas.

El escudo es impreso en 3D realizado en poliuterano termoplastico con relieve y brillo.

En camiseta suplente o alternativa de Boca Juniors para el 2020 y 2021 predomina el color blanco y le sirvió como base un diseño utilizado durante la década del 90 con la publicidad de la automotriz Fiat y con la cual se consagra Campeón de la Recopa Sudamericana 1990.

En el medio del jersey aparece la bandera del club, pero con el detalle de que las franjas azules son más delgadas que la amarilla. Cuenta también con unos detalles en blanco sobre los costados. Este uniforme se completa con short y medias azules.

La Mítica Camiseta 14 de Johan Cruyff en Alemania 74

Cruyf fue un jugador extraordinario, uno de los mejores de la historia futbolistica de Holanda junto a Marco Van Basten. Su época de gloria las vivió jugando para dos grandes equipos de Europa: el Ajax de Ámstedam y el FC Barcelona, además de su paso por la Selección holandesa.

Ganador de 3 Balónes de oro, como mejor judor del año. Johan fue el mayor exponente del “JUGADOR COMPLETO”.

Puedes leer aquí: La Biografia de Jhoan Cruyff.

Fue un jugador distinto a los demás, tanto dentro como fuera del campo. Su rebeldía marcó su carrera deportiva, desde su debut profesional en 1964, se manifesto en muchos momentos: por ejemplo al usar el numero ‘14’ en su dorsal, que en aquella época era propio de un futbolista suplente, o su inesperado traspaso al Feyenoord.

En 1974 fue convocado para disputar la Copa del Mundo de Alemania como parte del seleccionado holandés, donde jugo los siete partidos para perder la final ante Alemania por 2 a 1. Fue sin dudas uno de los baluartes del Mundial.

Johan Cruyff, sin querer o queriendo, abrió un nuevo capítulo de la pelea entre dos de las marcas líderes en lo que se refiere al fútbol, Adidas y Puma.

Puedes leer aquí: La historia de la pelea Adidas vs. Puma

Cruyff era jugador patrocinado por Puma, mientras que la Selección holandesa había firmado contrato con Adidas. Johan notaba que algo esta mal en lo que tenía que ver con el derecho de su imagen. Puma sabia que al participar para su seleccionado, debía respetar los contratos de su equipo por encima de los de el, entre ellos, usar la marca de la competencia….Adidas.

Pero Johan no lo entendio así.

“Jugamos el Mundial de 1974, y hacía justamente dos años que el fútbol era profesional. Las empresas venían a ofrecernos promociones. Y la Federación, en esa época, negoció con Adidas. Querían que lleváramos su camiseta, y yo pedí mi parte. Me la negaron diciendo que la camiseta era suya, y yo les dije que la cabeza era mía. Entonces en todo el Mundial jugué con una camiseta diferente del resto” contó Cruyff en una entrevista para el diario El País.

Mientras Adidas fue el sponsor de la camiseta de la “Naranja mecánica”, Cruyff, la figura del equipo titular y con el número 14, le borro una de las tres tiras caracteristicas de la marca ADIDAS para diferenciarse del resto, validando su contrato de exclusividad con Puma.

“Fue un adelantado a su tiempo. Fue él quien instauró un sistema de primas que nos beneficiaba a todos y que nunca había existido” decia Juan Antonio de la Cruz, ex compañero suyo en el Barça recordando el impacto que Cruyff tuvo en el club y en el fútbol español.

La Última Camiseta de Pelé en Mundiales

Finalizada la final de la Copa del Mundo México 1970, donde Brasil se impondria por 4 a 1 a Italia, el defensor italiano Roberto Rosato, intercambió su camiseta con el Rey Pelé.

Esta seria la camiseta del último gol y partido de uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol en una Copa del mundo.

En 2002 Rosato envia su tesoro a ser subastado logrando la suma de 157 mil libras en la mejor oferta. Pero esta no seria la única camiseta que vistió Pelé ese día.

La que utilizó en el primer tiempo Pelé ya se la habia prometido a su tecnico Zagallo para su padre. Esa misma en 2007 fue subastada para luego ser adquirida por el cineasta y curador de artes brasilero João Moreira Salles por la suma de 220 mil reales.

Desde el 2008 la mítica camiseta 10 amarilla (del primer tiempo) campeona del mundo se encuentra exhibida en la «Sala de las Copas del Mundo» en el segundo piso del Museo de Futbol del Estdio Pacaembu, en San Pablo, Brasil.

La camiseta de algodón puro con números de fieltro de algodón luce en una vitrina siendo la única prenda textil del museo. Solo puede ser manipulada por una única persona, la historiadora Teresa Cristina Toledo de Paula, especialista en conservación y restauración de la Universidad de San Pablo desde 1989.

Una vez por año la cuida de ella en varias etapas. En la primera compara el estado actual con fotos anteriores en busca de posibles cambios en el color, agujeros o cualquier otra alteración. Luego continua con la etapa con la higienización donde elimina todo tipo de suciedades y polvo ambiente por medio de una aspiradora especial. Al terminar todo este proceso la camiseta por cuatro meses deja de ser exhibida por causa de la exposición a la luz. Desde que esta en el museo, la camiseta creció 3 cm por mantenerse tanto tiempo en pie, su propio peso la esta alargando, es por eso que se la coloca en horizontal cuando esta fuera de la vitrina.

Teresa es conciente que dejar de mostrarla por cuatro meses, es demasiado tiempo para un museo, pero explica que la sola exposicion a la luz genera deterioros irreversibles.

Existe una tercera camiseta con la que Pelé recibe la Copa Jules Rimet despues del partido con Italia, se dice que se encuentra en manos de Admildo Chirol, el preparador físico de la Seleccion Brasilera en aquella copa.

La historia de la Camiseta Azul Argentina de 1986

Una de las más emblemática del fútbol Mundial.

En octavos de final del mundial de México ´86, Argentina debia enfrentar a Uruguay en el clásico rioplatense. Ante una similitd de colores en sus camisetas, se decidio que la Argentina juegue con la alternativa azul y su rival con la blanca. El partido se desarrollo a favor del equipo de Maradona por 1 a 0 avanzando hacia la semifinal ante Inglaterra.

Finalizado el encuentro, Bilardo, el director técnico argentino y un verdadero obsesivo detallista del fútbol, notó que las camisetas de su equipo estaban totalmente empapadas de agua producto de la transpiración, incrementando su peso considerablemente, haciendo que sus jugadores pierdan rendimiento (quizás fueron estos detalles los que hicieron exitoso a Bilardo, siendo campeón del mundo en el ´86 y subcampeón en el ´90).

Al comparalas con las camisetas titulares celestes y blancas que habían llevado a México, vio que esta tenían unos agujeros muy pequeños que facilitaban la respiración del cuerpo y por consecuencia, la evaporación mas rápida de la transpiración, una novedad para la época. Una tecnologia que la Azul no tenia.

Carlos Bilardo, mandó a pedir inmediatamente una remera diferente para sus jugadores.

Traer rapidamente otro juego de camisetas desde Buenos Aires era logisticamente imposible, por lo que pidió al gerente de la AFA, Rubén Moschella, salir a buscar en todas las tiendas de deportes de la capital Mexicana una nueva camiseta de color azul que fuera más liviana para poder soportar mejor los efectos del calor.

Asi lo expresaba Moschella: «En ese momento, Bilardo estaba con todas las pilas puestas. Le pidió al utilero una camiseta y nos quiso enseñar cómo quería el calado para que entre aire. Las cortó y yo le decía que me las estaba rompiendo. Tenían agujeros y no teníamos para jugar ante Inglaterra. Entonces, empezó el karma que duró 48 horas. Me tocó salir por todo el DF para recorrer negocios, buscando camisetas azules. Encima, con el logo de la marca que nos vestía. Llegué a un local y encontré dos azules. Pedí que me las reservaran y llegué a la concentración para mostrarlas. Me encontré con el utilero y con Bilardo, que me dio una negativa. Pero pasó Maradona y Bilardo le mostró ambas remeras. Le preguntó cuál le gustaba. ‘Está linda ésta. Esta bien», dijo Diego. Era la brillosa que el DT no quería. Y luego me terminó diciendo ‘juguemos con ésta».

Una vez conseguidas estas nuevas camisetas, se presentó un nuevo problema a superar, no tenían los escudos ni los números en el dorsal. El escudo argentino fue redibujado en computadora por un diseñador del club América el cual omitió dos detalles, por un lado el diseño no era el actual, sino el utilizado en el mundial 78, y por otra parte no tenía los laureles que circundan la sigla AFA. Respecto a los números grises correspondían al fútbol americano.

Con la ayuda de las mujeres que cocinaban y limpiaban en la concentración de Argentina, también trabajadoras del Club América, bordaron los logos, los cosieron a las camisetas y luego pegaron los números.

«Un día antes del partido, a las seis de la tarde, están cosiendo las mujeres.. ! Que lindas camisetas! … Si salimos campeones del mundo, nose, nos tienen que hacer un monumento a todos»… Relataba Burruchaga la situación.

(Ver el video original del momento en que cosen la camiseta Azul)

«El escudo de AFA es el antiguo, no tiene los laureles. Los números tenían que ser blancos pero tenían unos grises oscuros. Si se fijan, son números brillosos, grises, de fútbol americano», detalló Moschella.

Es así como la Argentina saldría al campo de juego el 22 de junio de 1986, a disputar el mejor partido de su história ante un rival, donde no solo se jugaban emociones deportivas como políticas.

El resto, es historia es conocida, aunque hay un capítulo extra.
Puedes leer aquí: El Partido que cambio la historia del fútbol.

Al terminar el encuentro, Diego Armando Maradona cambió su camiseta con Steve Hodge, volante inglés. Este sin darse cuenta en el momento, se adueñaria quizas de la camiseta deportiva más emblemática del mundo y que cambiaria su vida.

Puedes leer aquí: ¿Dónde está la Camiseta Azul de la Mano de Dios?

¿Dónde está la Camiseta Azul de la Mano de Dios?

Para responder esta pregunta debemos centrar nuestros ojos en Steve Hodge, el futbolista inglés que intercambió el 22 de junio de 1986 su camiseta blanca por la hasta el momento, la desprolija y desconocida camiseta azul de Diego Armando Maradona.

Puedes leer aquí: El origen de la Camiseta Azul de Argentina con Inglaterra en 1986.

Steve Hodge tenia para la època del Mundial de México 1986, màs que 300 partidos como mediocampista. Durante años, la ya no desconocida y ahora preciada camiseta con la que Diego le cambió la vida a los argentinos, durmió en el ático de su casa llena de polvo ambiente.

Ese 22 de junio trajo a la vida de este jugador inglés, un cambió rotundo, no solo participó del involuntario pase atrás con el que Diego, con ayuda de La Mano de Dios, abriría el marcador por 1 a 0 para Argentina, sino que luego del 2 a 1 final, que llevaría a la Argentina a las semifinales de la Copa del Mundo, intercambió su camiseta con Diego. Sin darse cuenta paso, a ser dueño de un pedazo de historia del fútbol mundial.

Nunca hasta ese momento, Hodge había sido tan reconocido. Se convirtió, para la prensa mundial , en The Man with Maradona’s Shirt, «El hombre con la camiseta de Maradona». como el título de su libro autobiográfico, publicado en 2010.

«La gente me hace más preguntas por la camiseta de Diego Maradona que por otra cosa. Nunca la lavé, todavía tiene sus transpiración y su ADN en la tela», dice Hodge y agrega:

–»Tuve ofertas para venderla pero no quise hacerlo: es el gran momento de mi carrera, y un recuerdo del mejor futbolista que jugó este deporte. El fútbol es más que fútbol, aunque mucha gente no lo crea».

Steve Hodge, como tenia miedo a un posible robo, creyó que como toda pieza de arte debia estar bien custodiada, es por eso que la camiseta 10 argentina ya no estaba en su casa sino en un banco.

Finalmente entendió que un pedazo de historia no podía quedar en las sombras, sin ser exhibida al público, es por eso que decidió cederla al museo «Es el objeto que todos quieren ver», dicen los encargados del museo.

El emblema Azul del fútbol mundial, se encuentra está hoy en el nuevo Museo Nacional del Fútbol, en Manchester, Inglaterra. Colgada en una vitrina, conservando aún el ADN Maradoniano impregnado en su tela. Debajo de ella lleva la leyenda de ‘Hand of God’. «La Mano de Dios»

Un dato de color

La camiseta que Diego recibió de Hodge en el intercambio llevaba el número 18, pero a Maradona le gustaba coleccionar las número 10 de sus rivales, es por eso que al volver al vestuario argentino, vio que su compañero Oscar Garré tenia la 10 de Gary Lineker en sus manos y se la cambio por la 18 de Hodge.

“Vinieron los ingleses con sus camisetas, tocaron la puerta y nos dijeron ‘change’. Yo se la cambié a Lineker, que era el 9 del equipo pero usaba la 10. Diego se enteró enseguida y me dijo: ‘Perro, vos sabés que yo colecciono los números 10’, ¿no me la das?’. ¿Y cómo le iba a decir que no? Así que le di la de Lineker y me quedé con la que él me dio”, relataba Garré.

.