La remodelación del Primer Estadio de Racing en 1912

Cuan fuerte era el entusiasmo que animaba a los dirigentes, asociodos y símples simpatizantes de Racing Club, de una idea precisa, y hasta sí se quiere emotiva, el hecho de que todos ellos pusieron el esfuerzo de sus brazos en la obra de mejoramiento del estadio. Todos estos presentados en la asamblea ordinaria celebrada en diciembre de 1912:

“En cortos días surgieron tribunas y gradas brotaron caminos, reverdecíó el cesped, se construyeron boleterías y se hicieron las entradas y salidas necesarias para evitar las aglomeraciones. Pero ello fué necesario hasta el trabajo personal de algún miembro de la comisión directiva y de algunos socios encaríñados con el club, quienes dejaban el rodillo para tomar el pincel, enardecidos por el deseo de presentar a nuestras autoridades superiores y al público el cuadro más completo de lo que pueden los hombres cuando secundan una noble idea. Y no eran todos hombres, señores; también había niños que se pasaron días enteros en disputa con los mayores, manos a la obra como si ganaran su jornal. Y era halagador, compañeros, ver a las dos edades hermanadas en el común sentir! Un consocio, quizás el de mayor edad queremos nombrarlo pero que lo oplaudáis: el señor Antonio Pou, concurría al alba al field, ofreciendo la más alta demostración de interés por su dub, y entonces los menores, secundando su acción, trabajaban siguiendo sus indicaciones, estimulados por su encomiable ejemplo.

“Traigo aquí el recuerdo de todos aquellos consocios meritorios, que en ejercicios anteriores trabajaron en igual forma en los momentos preliminares de la construcción del campo de juego, cuando las entradas no respondían a las fuertes erogaciones. Es por eso que el Racing es grande en cualquier concepto y bajo cualquier punto de muro que se le examine; porque ha sido amasado con amor y con sacrificios personales; porque sus instalaciones están humedecidos y sus caminos regados con el sudor de muchos de sus asociados“.

Puedes leer aquí: Los primeros colores de Racing.

Estas palabras fueron escrítas por un presidente de Racing Club: don Arturo Giró en la Memoria de 1912.

El Debut de Racing en Primera

Se produjo el debut de Racing Club en primera división el 14 de abril de 1911 . Debiendo enfrentar al equipo del Belgrano Atletic Club cuyo amplio prestigio se afirmara por obra de los estupendos duelos que sostuvo con el histórico Alumni.

EI resultodo de este partido fue:

Racing Club: 1
Belgrano Atletic Club: 1

Integraron al equipo de Racing la mayoría de los jugadores que ayudaron a conseguir el ascenso.

Puedes leer aquí: Como fue el primer Ascenso de Racing a Primera.

Hizo el club debutante una excelente campaña. La repitió el año siguiente en 1912. Un año después había de construir el primer eslabón de su impresionante cadena de éxitos. Mejorar su primer estadio.

El Primer Ascenso de Racing Club a Primera en 1910

El año 1910 tiene alto significado en la historia de Racing Club, es el año de la conquista del ascenso a primera división.

El 18 de diciembre de 1910 se libró la gran batalla contra Boca Juniors, que contaba en sus filas con excelentes jugadores. Ante una gran cantidad de público, al cabo de un juego abundante en momentos de emoción, ya que ambos vallas supieron de la peligrosa velocidad de la pelota, Racing consiguió el triunfo por 2 goles a 1.

Hasta poco antes de cumplirse los noventa minutos, el resultado se hallaba empatado en un gol Pablo Frers -héroe de la jornada- obtuvo el gol que dió a Racing la victoria y con “ello el tan anhelodo ascenso al círculo privilegiado.

Puedes leer aquí: Los primeros colores de Racing.

En los partidos que se jugaron durante esa temparada de 1910 vistieron la camiseta racinguistas los siguientes jugadores: Alberto G. Allan, Angel Betular, Alejondro Cova, Emilio B. Firpo, Pablo Frers, Nicanor Fernández, Miguel López, Juan Ohaco, Alberto Ohaco, Ignacio Oyarzábal, Juan Seminario Juan N. Perinetti, Germán Vidailloc y Enrique Winne.

La Afiliación de Racing a la AFA

Los primeros partidos se hicieron contra equipos independientes. Era cosa de que Racing creciera un poquito, que se afirmara en su caudal económico y deportivo pero buscar recién entonces mejores rumbos en el ambiente deportivo nacional.

La oportunidad llegó con el 1905 con la realizacion de una asamblea de asociados y como resutado de ella se resolvió la afiliación a la Asociación Argentina. El sueño dorado de los muchachos que crearon de las cenizas de dos entidades barraqueños, Racing Club, se habia convertido en maravillosa realidad, ya era un «club de liga».

Sólo con el fervor sano que alentaba en los deportístas de aquellas épocas podía alconzarse el valor de esto expresión: un club de liga.

Los jugadores racinguistas comenzaron a batirse en los partidos oficiales. La energia que ponían en la lucha domingo tras domingo llevaba una mira de singular significado: el ascenso a primera división.

Estuvieron a punto de ver cumplidas sus aspiraciones en el año 1908, el que les tocó disputar la final con River Plate el partido final. Perdiendo el encuentro por 2 a 1. Sin embargo las esperanzas resurgieron pocos dias mas tarde, puesto que la protesta entablada ante lo Asociación por el perdedor, tuvo buen resultado y se resolvió que el match se disputara nuevamente.

El resultado del nuevo cotejo fue también adverso a Racing y nada menos que por 7 tantos a 1. Al año siguiente, en 1909, luego de una campaña abundante en actuaciones calificadas, otra vez a Racing tuvo el honor de intervenir en el partido decisivo y tampoco lo acompañó la suerte.

Hasta que finalmente en 1910 llegaria el año tan esperado por la institución, el año del ascenso a primera.

Puedes leer aquí: La historia del Primer Ascenso de Racing Club.

Los Antiguos Colores de Racing

No son los mismos que la que hoy luce Ia camiseta que odaptó la entidad racinguista desde el instante en que nació a la vida del fútbol. Era muy distinto a la actual la que vistieron Ios jugadores en los primeros partidos. Se componía de cuatro cuadros, dos color rosa y dos color celeste Según quienes vivieron aquellas incidencias memorables la iniciativa para la adopción de dicho uniforme partió de don Alejandro Carbone, apellido que figura en los mejores capítulos de la trayectoria del club.

La forma cómo se confeccionaron las camisetas para el primer equipo, nos ofrece una visión emotiva del entusiasmo sin desmayos de que estaban poseídos los deportistas que se habían entregado a la tarea de dar al fútbol criollo una nueva institución. Los camisetas fueron cortadas y cosidas por varias mujeres amigas de la familia Carbone y colaboraron varios miembros femeninos de ésta.