1956, Argentina previo al Mundial de Suecia

Sin duda en 1956 se puso especial atención a la actividad competitiva intenacional. Después de haber permanecido ausente de los mundiales de 1938, 1950 y 1954, la AFA aprobó concurrir a Suecia, para lo cual debió ganar la eliminatoria ante Bolivia y Chile. Así, además de dos partidos con Checoslovaquia e Italia, se dispuso concurrir al Campeonato Sudamericano Extra de Uruguay, al Sudamericano de Lima (1957) y al Panamericano de México, así como se disputaron los trofeos Chevallier Boutell y Copa del Atlántico, llevada a cabo por primera vez.

Puedes leer aquí: 1951 a 1955, Argentina reconocida internacionalmente.

“Múltiple, compleja y ardua” -sintetizaba la Memoria de 1957 ha sido la tarea cumplida -para añadir-: Múltiple, porque se ha tenido que afrontar la solución de problemas de todo orden: deportivos, institucionales y económicos; compleja, por cuanto la interdependencia entre los distintos factores que comprenden la actividad se manifestó cada día más visiblemente, y ardua en razón de la difícil situación económica que afecta al fútbol, como a todas las otras actividades del país. Lo realizado ha de quedar condensado en esta Memoria a través de los distintos capítulos que la forman y librado por consíguinte al juicio de los señores asambleíslas. Sin embargo no puede dejar de señalarse que, en cuanto a la actividad deportiva resultante de la condición de entidad representativa del fútbol argentino que revista la Asociación, el año transcurrido ha sido ampliamente satisfactorio.

En efecto la retención de la Copa América al conquistar el equipo representativo, en forma brillante, el XIX Campeonato Sudamericano disputado en Lima y la clasificación para intervenir en la competición final del VI Campeonato del Mundo son hechos que evidencian que el fútbol argentino se mantiene en un primer plano continental que, indudablemente, autoriza a confzar en una actuación honrosa en el máximo certamen mundial. ”

La situación económica de los clubes era realmente angustiante, y la AFA, además del aumento de las entradas, encargó un trabajo a una comisión especia], que determinó la necesidad de reducir a 12 la cantidad de clubes de primera categoría, mediante el descenso de dos y el ascenso de uno hasta alcanzar esa cifra, y de fijar la capacidad de espectadores en cada club para mantener la categoría, así como un mínimo de asociados, junto a otras disposiciones diversas como asignar sectores para localidades numeradas.

Por otra parte, otras decisiones de importancia de la AFA fueron la desafiliación de la Confederación Argentina de Deportes, la apertura de un registro de empresarios, una actividad creciente en especial para la concertación de partidos y giras, y por último la autorización del contrato con LR3-TV para la televisación de partidos.

(Fuente: Cien años con el fútbol)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *